Manejo de riesgos empresariales: Prioridad en los empresarios

El manejo de los riesgos en una empresa puede ser difícil cuando los riesgos no se gestionan adecuadamente durante el ciclo de vida del proyecto laboral. No saber lo que puede pasar es un problema serio cuando se trata de planificar y ejecutar un proyecto. Por lo tanto, un gerente empresarial debe tener un firme entendimiento de los riesgos potenciales en su empresa y debe ejecutar una estrategia de gestión de riesgos sólida. Los dos componentes de estas estrategias son la probabilidad y el impacto de un evento en ese proyecto.

El plan de gestión de riesgos consta de cuatro pasos: planificación, evaluación, manejo y monitoreo. El plan debe tener un conjunto de listas y pasos identificados, en caso de que un evento desencadene una respuesta y necesita actuar en ese momento. La evaluación es el acto de la identificación de todos los eventos que podrían ocurrir durante todo el proyecto y la identificación de la probabilidad de que se produzcan. El manejo de un riesgo es llevar a cabo la mejor opción para mitigar el riesgo. La vigilancia es la regeneración activa que muestra cómo el proyecto está siendo ejecutado, en busca de eventos que desencadenarán una respuesta al riesgo. Cada proyecto es diferente, pero el proceso de identificación y análisis de riesgos de los proyectos debe ser el mismo.

Paso uno:

Siéntese con su equipo laboral y discuta todas las acciones necesarias para llevar a cabo el proyecto. Luego pida al equipo que piense en acciones que pueden obstaculizar el progreso o ayudar al progreso de la empresa. Es importante buscar acciones que podrían ayudar al proyecto, ya que podrían desencadenar una respuesta que podría ayudar con el costo o tiempo. Después de que el equipo identifique todas las acciones, el análisis de esas acciones identifica las posibilidades de que esas acciones ocurran. En general, un director o gerente empresarial asignará una probabilidad del evento de riesgo e identificará el impacto en el proyecto empresarial.

Paso dos:

Una vez que los eventos hayan sido identificados, el desarrollo de la respuesta a estos eventos es el siguiente paso. Una estrategia de manejo de riesgos debe incluir las opciones y el enfoque de ejecución asociados a cada riesgo. El punto principal de este paso es reducir el nivel de incertidumbre en el proyecto si el evento de riesgo identificado se produce.

Paso tres:

El monitoreo del proyecto debe estar en su lugar para seguir y evaluar si un evento de riesgo se ha producido. El equipo del proyecto debe revisar el plan de riesgo del proyecto a intervalos regulares para asegurar que ninguno de los riesgos identificados ha sucedido. El equipo debe estar al tanto de los eventos para que puedan ser manejados en cualquier momento.
Un riesgo en un proyecto, básicamente, significa una falta de conocimiento acerca de los acontecimientos futuros del proyecto. Para que un proyecto se ejecute con la mínima interrupción, un plan de riesgos debe ser incorporado. Los puntos clave de una estrategia de gestión de riesgos estable es tener un plan, una lista de los riesgos, cómo manejarlos, y el seguimiento del proyecto. Con esta estrategia aumentará la probabilidad de ejecutar un proyecto empresarial con éxito.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*