¿Qué es el Mobbing?

foto_mobbing01

Mobbing es un término de moda para nombrar un modus operandi antiquísimo: el acoso de todo tipo -sexual, psicológico, social- a una persona en su lugar trabajo. Un artículo define el concepto y detalla el perfil del abusador y los pasos por los que suele transitar la víctima que sufre mobbing.
«Mobbing es el encadenamiento sobre un período de tiempo bastante corto de intentos o acciones hostiles consumadas, expresadas o manifestadas, por una o varias personas hacia una tercera (la víctima)», define la psicóloga Fabiana Andrea Mendez en el  trabajo Mobbing: Crónicas del crimen perfecto; donde además detalla las características del atropello habitual a los trabajadores en el ambiente laboral.
Luego, traza el perfil de la víctima y sostiene que «la mayoría de los investigadores coinciden en señalar que las víctimas de acoso laboral son personas con elevado sentido de la ética y de la honestidad, que en muchos casos han renunciado a mantener una postura ‘reprochable en lo moral’ y suelen tomar partido frente a situaciones de injusticias (propias o ajenas) en el entorno laboral.»
También los destaca con características «como autonomía, alta calificación, empatía, popularidad a la vez que cierta ingenuidad y dependencia afectiva.»
Perfil del acosador y las organizaciones:
Acerca de los acosadores, al delinear una categorización afirma que «los rasgos más habituales son la mediocridad, envidia, narcisismo, necesidad de control, inseguridad, oportunismo, falta de transparencia…, algunas descripciones sitúan estos rasgos en el ámbito de la psicopatología (rasgos narcisistas, paranoides y psicopáticos principalmente).»
«Determinadas organizaciones parecen ser el `caldo de cultivo’ de este fenómeno. En general las organizaciones fuertemente burocratizadas, con mayor grado de rigidez y/o desorganización parecen ser más proclives a la aparición de comportamientos de acoso«, dice la directora de la organización no gubernamental Promoviendo Equidad de Género (Proege), que, como su nombre lo indica, se encarga de la defensa de los derechos de las mujeres.
Por esa burocratización, y apoyándose en las afirmaciones del prestigioso psicólogo español Iñaki Piñuel, los sectores en los que más casos de acoso laboral se producen son la administración pública, la sanidad y la educación. «Es válida la aclaración que la informalidad de ciertas organizaciones sociales y/o privadas (pequeñas empresas) donde es frecuente el empleo en negro y la imposibilidad o negativismo a pagar el monto de indemnizaciones, son muy permeables a utilizar el acoso laboral como una modalidad de resolver su clara intención de prescindir del trabajador«, agrega.
Previo a dar las legislaciones nacionales y mundiales que protegen a los trabajadores del mobbing y sobrevolar algunas simples recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para evitarlo y prevenirlo, la autora detalla siete fases del acoso.
Las siete fases del acoso
La primera de ellas es la seducción, en donde el acosador no ha manifestado su potencial violento y se enmascara. Luego viene el conflicto que desata el acoso laboral hacia la víctima. A partir de allí viene el acoso moral en donde se da de forma plena el fenómeno de victimización.
El próximo paso es la interacción con el entorno, en donde la respuesta del mismo «será la que determinará la resolución rápida del acoso o bien su implantación permanente». Después, con el conflicto instalado en todas las esferas de la empresa, inclusive en las de decisión, viene la actuación de la organización (lo cual «revelará si se trata de un mobbing inducido deliberadamente por la misma o por uno de sus miembros»). Inmediatamente, si no se toman medidas drásticas, viene la marginación, la «exclusión del acosado del mundo laboral, ya sea por despidos, jubilaciones anticipadas, invalidez, pérdida de la razón y a veces, incluso, con la inducción (nunca manifiesta) a la perdida de la vida (suicidio, accidentes laborales mortales)».
Como última etapa, y expresando también el deseo de los comprometidos expertos en la materia, Mendez incorpora la recuperación. «El conocimiento del mobbing como fenómeno social

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*